lunes, 1 de marzo de 2010

Ser docente...

“Si un doctor, un abogado o un dentista tuviera a treinta personas o más en su oficina a la vez, todas con diferentes necesidades y algunas que no quieren estar allí y el doctor, abogado o dentista, sin ayuda, tuviera que tratarlos a todos con excelencia profesional durante diez meses, entonces podrían tener una idea de lo que es el trabajo del docente en el aula”.


De “Chocolate Caliente para el Alma de los Maestros”
Kathy A. Megyeri


¡Feliz comienzo de clases para todos los colegas!

2 comentarios:

  1. Y eso sin cometer un mísero error, que después los padres van a por ti por tu falta de profesionalidad.

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos ! muy cierta esta reflexión y si además a esto le agregamos, que los docentes se llevan a su casa,trabajo extra (no pagado) como llenar nuevos formatos, matrículas, listas, examenes para revisar o material para hacer las planificaciones y un sin fin de actividades más. Y estando en el aula un sin de decisiones más que hay que tomar por cada uno de los alumnos, sin embrago es una de las grandes profesiones que hay, es casi un apostolado. Saludos desde México a todos los colegas, ¡ adelante compañeros ! Ale Blanco

    ResponderEliminar

Los comentarios no aparecen instantáneamente.

No publico comentarios anónimos

Gracias por pasar.
Gustavo